Pantalla CRT o LCD

Existen algunas pantallas LCD poco ventajosas y otras CRT que ofrecen excelentes resultados, lo que vuelve a demostrar la importancia de verificar las especificaciones de los equipos en la base de datos de la UE ENERGY STAR.

Los monitores LCD (pantalla de cristal líquido) consumen una media de un 50 a 70% menos de energía en el modo encendido que los monitores convencionales CRT (dispositivo de tubo catódico). Un estudio reciente de LBNL sobre los nuevos monitores y los ordenadores personales afirma que los monitores LCD de 15" consumen en modo encendido un 30% de lo que consume un monitor CRT de 15" y los monitores LCD de 17" consumen aproximadamente un 50% de lo que un CRT de 17". Esta ventaja disminuye a medida que aumentan las dimensiones de la pantalla LCD.

Tamaño

Tenga en cuenta que el tamaño de un monitor no es lo que parece: una pantalla LCD de 16" tiene aproximadamente la misma superficie nominal que un monitor CRT de 17".

Si comparamos los CRT y los LCD en modo apagado (cuando el conmutador de corriente se encuentra en el modo bajo de abastecimiento energético), se observa que el consumo es similar: en torno a 2 w (lo que supone un máximo de 15 kWh al año, véase la gestión del suministro eléctrico). Muchos monitores CRT presentan además la ventaja de contar con un conmutador en la parte superior para poder cortar el suministro eléctrico, mientras que la mayoría de los LCD poseen una fuente de alimentación externa. El estudio de LBNL puso de manifiesto que los monitores LCD y CRT tienen también valores similares de consumo eléctrico en el modo de espera, aproximadamente 2 w.

Ahorro

En general, con una media de 8 horas de trabajo diario, el ahorro energético de un monitor LCD frente a un CRT del mismo tamaño podría llegar hasta 100 kWh al año lo que, dependiendo de la tasa de su factura eléctrica local, puede suponerle un ahorro de hasta 20 euros anuales y hasta unos 100 euros a lo largo de la vida útil del producto.

Los monitores LCD presentan también otras ventajas adicionales como el ahorro de espacio, una mejor visualización de la imagen y la posibilidad de ahorrar en el aire acondicionado. Por lo tanto, además de resultar la opción más viable en cuanto a favorecer la conservación del medio ambiente, los LCD suponen ltambién la opción más rentable en términos económicos tanto para la oficina como para los usuarios domésticos.

Hoy en día, con la eliminación de los inconvenientes que en un principio presentaba la tecnología LCD, este tipo de monitores resultan aptos para cualquier sector. La última generación presenta las mismas especificaciones y, en ocasiones mejores que las de los CRT, en cuanto a luminosidad, brillo, ghosting (rastro espectral en la pantalla), etc.

 

Esta información ha sido facilitada por la Agencia francesa de Energía, ADEME, Proyecto Future Electronics.

Niveles de consumo en los monitores y ordenadores personales nuevos, LBNL-48581, julio de 2002. Puede descargarlo en: http://enduse.lbl.gov/Info/LBNL-48581.pdf